AÑO DEL CENTENARIO DE MIGUEL HERNÁNDEZ

El año del Centenario de Miguel Hernández, uno de mis poetas de cabecera, toca a su fin. Aprovechando la coyuntura, he aquí unos versos surgidos de su magistral mano, de su torturada voz. ¡Celebradlo conmigo!


Una querencia tengo por tu acento,
una apetencia por tu compañía
y una dolencia de melancolía
por la ausencia del aire de tu viento.

Paciencia necesita mi tormento,
urgencia de tu garza galanía,
tu clemencia solar mi helado día,
tu asistencia la herida en que lo cuento.

¡Ay querencia, dolencia y apetencia!:
tus sustanciales besos, mi sustento,
me faltan y me muero sobre mayo.

Quiero que vengas, flor desde tu ausencia,
a serenar la sien del pensamiento
que desahoga en mí su eterno rayo.

UNA QUERENCIA TENGO POR TU ACENTO

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Poeta comprometido y poco valorado, incluso en su centenario. Mis preferidas, Las Nanas de la Cebolla.
Oscar

Anónimo dijo...

A mi me encanta este soneto.

SONETO FINAL

Sonreír con la alegre tristeza del olivo

Tanto río que va al mar

Te me mueres de casta y de sencilla

Tened presente el hambre: recordad su pasado

Tengo estos huesos hechos a las penas

Todas las casas son ojos

Todas las madres del mundo

Tristes guerras

Tu corazón, una naranja helada

Umbrío por la pena, casi bruno

Un albañil quería... No le faltaba aliento

Un carnívoro cuchillo

Una querencia tengo por tu acento

Uvas, granadas, dátiles

A.O.