Algo Nuevo bajo el Sol


Un espeso manto blanco desflora la tierra, el bell país.
Sobre los hierbajos, los tocones y las azucenas, se quema el vientre del campo, la sangre en las venas. Y el azul se confunde con el añil del resol que embadurna el camino y la huella del que pisa.
Algo más allá, algunos críos han modelado un muñeco de nieve. Túmulo a la nada de lo que nada es. Efímero como el viento o esta misma palabra.
Algo nuevo...
Algo viejo que muere como muere el segundo. Que retorna como lo hace el frío, con la machaconería de los años, las estaciones y las aves. Y siempre parece rutilante... Tan fragante... Como recién estrenado en el álbum de las sensaciones...
En el calendario anotaremos: nieve para enero. Y frío en las manos, en la cabeza, en los ojos del que ya no puede estar más solo. Y miraremos a los chiquillos jugando con el blanco que pronto será barro,
y algo frío se incendiará en el alma.

2 comentarios:

Doncel dijo...

QUETA;
Precioso este post,paso a saludarte y te dejo un beso.

Buena entrada de año.
Antonio

paky dijo...

Quién pudiera perderse en ese manto blanco...